Lectura

Cómo aplicar el design thinking a tu empresa agro en 6 pasos

El design thinking no es exclusivamente una propiedad de los diseñadores. Todos los grandes innovadores tanto en la literatura como en los negocios lo han practicado. Es un proceso de trabajo que ha ayudado a equipos a resolver problemas con soluciones enfocadas netamente en el usuario. Por lo tanto, el objetivo final es satisfacer las necesidades de la persona de tal forma que sea tecnológicamente factible y comercialmente viable. Existen 6 pasos en los que se puede aplicar este proceso tanto en tu vida personal, como en tu empresa agro:

6 pasos para aplicar el Design Thinking a tu empresa agro:

  1. Empatizar: Se debe comenzar por entender las necesidades y desafíos de los clientes, tanto si son agricultores, distribuidores o consumidores. A través de encuestas y observaciones, para así compilar perspectivas de sus quejas y preferencias. Es necesario un compromiso entre tu equipo y las partes de interés de todos los niveles para ganar un mejor entendimiento de los problemas dentro de tu agronegocio.
  2. Definir: Basado en la información compilada durante la fase de empatía, es momento de definir los problemas específicos encontrados y las oportunidades que puedan crear. Es importante articular claramente estos problemas y así establecer una declaración del problema. Un ejemplo de este para tu empresa agro puede ser: “Los agricultores necesitan adoptar prácticas más sostenibles e inclusivas para eliminar la barrera tecnológica y mejorar sus actividades agrícolas y estatus económico ”. En dicho caso, identificamos un cierto problema que afecta a una parte de interés relacionada al sector, resaltando sus consecuencias al mismo tiempo que nos enfocamos en una solución.
  3. Idear: El equipo generará una tormenta de ideas para definir propuestas al problema presentado. Es crucial promover un ambiente creativo sin prejuicios, usando técnicas como mapeo de ideas o sesiones de ideación para generar una amplia gama de potenciales soluciones. En el sector agrícola, se debe incluir tanto al granjero como al empresario y así recolectar una mayor diversificación de soluciones.
  4. Prototipar: Se van seleccionar las ideas más prometedoras de la fase anterior y comenzar a crear los prototipos de las soluciones propuestas. Estos pueden ser tanto físicos, como digitales o conceptuales, pero de bajo costo y fácil producción. Al final, el objetivo es probar y visualizar las soluciones potenciales para ayudarnos a comprender qué tan factible y funcional puede ser.
  5. Experimentar: Durante esta fase el equipo de diseño compartirá los prototipos con el público principal, incluyendo clientes, partes interesadas y usuarios finales. Se buscará retroalimentación y comentarios para redefinir y mejorar las soluciones propuestas. Dichas opiniones tendrán como objetivo replantear los prototipos presentados.
  6. Implementar: Una vez se hayan definido los prototipos e identificado la solución más ideal, es hora de implementarla al agronegocio. Se desarrolla un plan para escalar la solución, alocar los recursos e involucrar las partes necesarias interesadas. Es crucial monitorear y evaluar el desempeño de la solución presentada y hacer los ajustes necesarios países. 
papeles de colores pegados en una mesa y una bombilla en el medio

Conclusiones

El design thinking no es un proyecto de una sola vez, sino que es continuo enfoque a la solución de problemas e innovación. Aplicando estos principios constantemente, puedes redireccionar tu agronegocio a cumplir las necesidades del cliente y ser más responsivo hacia las dinámicas del mercado.

Aprenderás más a fondo como el design thinking mejorará tu empresa en nuestro Máster Internacional en Gestión de Agronegocios, donde nuestros alumnos aprenden a ser los futuros grandes líderes del sector para formar sus empresas o llevarlas al siguiente nivel.



ISAM Academy

Más lecturas