Lectura

Método ISAM Innovación en el sector Agroalimentario

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Llevamos un tiempo pensando los diferentes modelos de innovación que mejor se adaptan a las empresas agroalimentarias.

Antes de comenzar a desvelar el método ISAM: Innovación en el sector Agroalimentario, debemos valorar diferentes puntos a tener en cuenta que nos hagan entender el motivo de su surgimiento. Vamos a ello:

El ciclo de vida de las empresas cada vez es más corto, como hemos visto en otros sectores las empresas alcanzan la fase de madurez y declive de forma cada vez más rápida. Esto es debido a la aparición de nuevas empresas con modelos de negocio disruptivos y un amplio uso de la tecnología.

Desde ISAM hemos analizado este movimiento y cómo afecta a las empresas del sector Agroalimentario. Hemos detectado que hay empresas que comienzan a desarrollar sus propios procesos de desarrollo de nuevos productos y servicios, que complementan a su catálogo inicial de productos.

Creemos que es necesario una mejora del modelo productivo y de llegada al mercado para las empresas del sector agroalimentario. Por ello os presentamos el modelo de innovación desarrollado por ISAM para mejorar las ventajas competitivas de las empresas agrícolas.

1.- Preparando el terreno

Para realizar un proceso innovador con éxito necesitamos que los diferentes departamentos de la empresa estén alineados y que podamos trabajar juntos para conseguir los mejores resultados.
En las empresas agrícolas necesitamos hacer un esfuerzo por evangelizar los diferentes métodos y prácticas innovadoras antes de ponernos a trabajar sobre el terreno.
No es una tarea fácil y para ello tendremos que trabajar en desarrollar una mentalidad innovadora. 

 Os traemos 4 aspectos que creemos clave en este aspecto:

Colaboración radical: Aquí comienza el primer cambio sustancial en cuanto a la mentalidad con la que debemos afrontar un proceso de innovación. Necesitamos tener una mentalidad abierta y olvidarnos de los departamentos de la empresa. Todos trabajaremos bajo un objetivo común, mejorar o encontrar nuevos productos o servicios para nuestros clientes.

Tendencia a la acción: Nos olvidamos de complejos esquemas teóricos. Pasaremos a la acción e implementaremos aquello en lo que hayamos trabajado. 

Conciencia del proceso: Sabemos que es difícil ver la luz al final del túnel. Especialmente en el sector agroalimentario en el que muchos de los procesos suelen tardar meses en ver la luz. Implantación de un nuevo proceso para la siguiente campaña, un software de gestión de ventas que queramos implementar.
Para ello es necesario tener muy claro en qué punto del proceso nos encontramos y cuáles son los indicadores que estamos buscando en este momento.

 Abrazar la experimentación: El sector agrícola se caracteriza por implementar innovaciones cuando en otros sectores llevan un cierto recorrido. Necesitamos aumentar nuestra capacidad de resiliencia y experimentación.

2.- Desafío Innovación

Trabajaremos en definir de forma clara y concisa el desafío de innovación al que nos enfrentamos. Las empresas agrícolas suelen trabajar de forma diferente en sus procesos de innovación en función de su posicionamiento dentro de la cadena de valor. Así las empresas productoras necesitan ser cada vez más eficientes en el uso de la tecnología y la toma de decisiones, mientras que empresas comercializadoras necesitan estar al día de los nuevos productos y modelos de negocio que demanda el usuario final.

“Un mismo producto, diferentes versiones del proceso innovador”

En este sentido necesitamos hacer un esfuerzo extra por conocer las necesidades de nuestros usuarios y clientes, y teniendo en cuenta las características del sector, esto significa dedicar grandes recursos ya que en un globalizado mundo agrícola los clientes suelen estar en países diferentes incluso en otros continentes.

3.- Aterrizando las ideas

Nuestro última parte del proceso será convertir nuestras hipótesis e investigaciones en productos.

Haremos una lluvia de ideas que nos permita aterrizar y elegir aquellas que mejor se adapten a nuestros usuarios y clientes. Durante este proceso es importante poder contar con diferentes perfiles dentro de nuestro equipo de innovación, ya que sus aprendizajes y conocimiento del sector nos ayudará estudiar aquellas soluciones que mejor se adapten y que mayor probabilidad de éxito tenga en el mercado.

El último punto de nuestro innovador proceso agroalimentario estará en crear una primera versión que podamos utilizar libremente con nuestros clientes y usuarios. Un prototipo que nos ayude a validar aquellas hipótesis de partida y que hemos validado a través del proceso de entrevistas.

Estas son sólo algunas líneas de trabajo que hemos visto esenciales trabajar con empresas del sector agroalimentario, sin embargo, hay aún mucho trabajo que hacer y otros factores a tener en cuenta.

En nuestro curso de experto en Innovación en el sector Agroalimentario, con una duración de tan solo 40 horas, estudiamos los diferentes metodologías que las empresas pueden seguir para comenzar y refinar sus procesos de innovación. Descubre el método ISAM: Innovación en el sector Agroalimentario y podrás llevarlo a la práctica a través de casos reales que te harán desarrollar un proceso único innovador.

Karel Escobar, profesor del programa ejecutivo de Innovación Disruptiva en el sector Agro.

ISAM Academy

Más lecturas