Lectura

5 formas de ahorrar agua en agricultura

La agricultura es el sector que más agua consume en nuestro país, en torno a un 84% del agua total. Por ello, debemos buscar formas eficientes para el aprovechamiento de la misma. Aquí os proponemos 5 formas de ahorrar agua en la agricultura:

1. Introduce alta tecnología en los sistemas de regadío

Es bien sabido que la tecnología es la gran impulsora del mundo y que, gracias a ella, también somos capaces de ahorrar múltiples recursos productivos.

En la agricultura, el uso de ciertos sistemas más modernizados como los sensores de humedad del suelo pueden ayudar al agricultor a saber la cantidad de agua que ya poseen los cultivos y, de esta forma, ahorrar un buen porcentaje de agua. Otros ejemplos actuales son la inteligencia artificial, con algoritmos que permiten saber las necesidades de las plantaciones, o modelos de simulación de cultivos y herramientas meteorológicas que permiten predecir sequías.

2. Utiliza sistemas de riego adecuados

El sistema de riego por goteo es el que mayor agua ahorra, el más práctico y económico. Dichos sistemas de regadío consisten en cavar primero múltiples tuberías bajo tierra y, posteriormente, abrir diminutos orificios en ellas próximos a las raíces de la planta (de forma que se pierda la mínima cantidad de agua debido a la evaporación).

Debido a sus características, este sistema es idóneo para aquellas regiones más pobres en agua. Además, según estudios, es el más exitoso en zonas áridas o semiáridas para la producción de cultivos y mantenimiento de árboles.

3. Almacena agua sobre todo en regiones más secas

Hablábamos de cómo el sistema de riego por goteo es el mejor en las regiones secas o con poca agua. Una acción crucial para el aprovechamiento del agua es el almacenamiento de la misma de forma inteligente.

En algunos países existen programas para el ahorro de agua y la mitigación de los efectos del cambio climático. En Colombia, por ejemplo, existe el Programa de Investigación de CGIAR (Grupo Consultivo sobre Investigación Agrícola Internacional), el cual se centra en la agricultura climáticamente inteligente. Este objetivo se logra con la recolección de agua de lluvia y su canalización hacia tanques o depósitos de almacenamiento.

4. Reutiliza las aguas residuales

Este punto es muy importante ya que, si se eliminan los contaminantes de dichas aguas (como hidrocarburos y algunos compuestos orgánicos), estas se podrían aprovechar y reutilizar en el regadío.

El tratamiento con mayor rendimiento es el de oxidación total, el cual funciona mediante la aireación prolongada de las aguas. Normalmente las depuradoras que siguen este tratamiento están compuestas de 2 compartimentos: el primero es un reactor en el cual se produce la descomposición biológica de la materia orgánica, y el segundo es un decantador, donde se da la sedimentación de los fangos.

5. Evita el desperdicio de alimentos

Aproximadamente un tercio de la producción se desecha antes de su consumición. Según el Instituto de Recursos Mundiales esto supone 1,3 billones de toneladas, es decir, 166 trillones de litros de agua, lo que se traduce en casi el 24% del agua utilizada para fines agrícolas.

En este caso las acciones a llevar a cabo no están directamente relacionadas con el agua sino que son más indirectas, como por ejemplo tener un mejor control de la cadena de suministro, implementando la tecnología necesaria para la mejora del seguimiento de la logística y las comunicaciones.

Sistema de riego por goteo en un cultivo para tener un uso eficiente del riego y ahorrar agua

Conclusiones

Ahorrar agua en la agricultura es fundamental ya que hoy en día gastamos más de lo que la tierra nos puede ofrecer. En nuestro Máster Internacional en Gestión de Agronegocios aprenderás, entre otras cosas, las tecnologías más empleadas en el mundo agro. Entre ellas, aquellas usadas para el ahorro de agua.

ISAM Academy

Más lecturas